Presentando a nuestro ejército: ¿qué es el sistema inmunitario?

En esta entrada vamos a hablar de lo más importante de este blog: ¿qué es el sistema inmunitario y porqué es tan, tan, taaaaan importante?

El sistema inmunitario es la línea de defensa frente a las agresiones externas (bacterias, virus, hongos…¡lo que se os ocurra!) e internas (como las células tumorales). Aunque seguro que estarás pensando que lo que voy a explicar es, seguro, muy difícil, te reto a que sigas leyendo para descubrir que no solo no es complejo de entender, ¡sino que además es muy divertido! Para que todo sea más sencillo, te invito a borrar todo lo que tengas en la mente y a diseñar un enorme complejo rectangular vacío, donde irás metiendo poco a poco a los soldados (las células del sistema inmunitario) y los edificios (lugares donde se forman y entrenan estos soldados) que, en conjunto, darán lugar a nuestro ejército interior, esto es, a nuestro sistema inmunitario.

Lo primero de todo: los bandos

Vikingos_
Si tuvieran rostro, los guerreros del sistema innato lucirían así de agresivo. Fuente

Lo primero es lo primero: en nuestro ejército existen dos bandos bien diferenciados. El primero de ellos está constituido por unos soldados muy “rápidos y brutos”, que conforman el conocido como sistema innato de defensa (esto quiere decir que nacemos ya con ellos). Por otro lado, el resto de guerreros lo componen otros más “lentos, pero muy, muy selectivos” que especializan en ciertos invasores, sin dañar al resto de células obreras de alrededor, algo de lo que los guerreros del sistema innato no pueden presumir. Estos guerreros lentos pero selectivos son los que conforman el bando conocido como sistema adaptativo, y no suele estar presente en todos los organismos (¡así que los humanos somos unos privilegiados por tenerlos!).

Cuando hablo de guerreros “rápidos y brutos” me estoy refiriendo a aquellos que, por lo general, no es especializan en atacar a un invasor A o B: simplemente montan una batalla genérica para intentar repeler a estos intrusos en su primera incursión a nuestro organismo. Aparte de los soldados de este bando, otros componentes, como nuestra piel, la saliva, el ácido gástrico, forman parte de este sistema innato, para así servir como barreras protectoras frente a cualquier enemigo que decida entrar en nuestro preciado cuerpo.

Por otro lado, los soldados “lentos, pero selectivos” sí que son capaces de especializarse en un enemigo A o B. Esto quiere decir que, si el primero decide retarnos, los guerreros de este bando se especializarán en atacarlo; por lo tanto, suele llevarles más tiempo entrar en acción. Pero, cuando lo hacen, ¡lo hacen y bien! Es más, como verás un poco más abajo en esta misma entrada, estos soldados son capaces de generar generales…¡de memoria! ¡¡Sigamos la aventura!!

Ninja.png
Los guerreros del sistema adaptativo son más ninja style, esperando el momento adecuado para el golpe certero. Fuente

Los edificios: la incubadora, las academias y los centros de inteligencia.

Empecemos ahora a añadir edificios a ese complejo rectangular que debemos tener en mente. Lo primero que necesitamos es algo que nos permita crear reclutas, ya sean de un bando u otro. Así que introduzcamos un primer edificio, bien grande en el centro, al que llamaremos incubadora o médula ósea. En ella, podéis meter ya a unas protagonistas muy importantes: las células madre. Son ellas, y solo ellas, las que darán lugar a tooooodos y cada uno de nuestros soldados. ¿Sabéis donde se encuentran en realidad? ¡En el interior de los huesos! Cada día, estas células madre están continuamente produciendo millones y millones de hijas que finalmente darán lugar a todos los luchadores de nuestro ejército interior, tales como los conectores células dendríticas, las guerreras asesinas naturales, los soldados T o nuestros soldados productores de misiles los conocidos como soldados B.

Vale, la incubadora general reclutas. Estupendo. Sin embargo, algunos guerreros deben seguir entrenándose para llegar a ser alguien, como ocurre por ejemplo con los soldados T, por lo tanto, ¿alguien ha mencionado una academia de entrenamiento? ¡Bingo! Añadamos otro edificio a este rectángulo mental que tenemos: la academia de entrenamiento de soldados T, más conocido como timo, un pequeño órgano del que igual nunca has oído hablar pero que se encuentra a la altura de nuestro corazón. Gracias a la timo-academia, las “inocentes células T” se convertirán en verdaderos guerreros T.

Lymph node.png
Centros de inteligencia (nódulos linfáticos): siempre esperando a los conectores… Fuente

Los primeros momentos de invasión son generalmente puestos bajo control por los guerreros del bando rápido y bruto, del sistema innato. Sin embargo, no suele ser suficiente para acabar con la amenaza, por lo que se requieren a los guerreros lentos, pero selectivos, para darles el toque de gracia final a los enemigos y decirles: ¡Sayonara, baby. Gracias por venir! Y sí, los soldados lentos pero selectivos son realmente buenos, pero tienen un pequeñísimo problema: para empezar a entrenarse frente a una amenaza deben recibir un reporte de batalla inicial (al fin y al cabo no se consideran unos “mindundis” para tener que ir primeros al campo de batalla). Esto quiere decir que, llegados a este punto, necesitamos un nuevo edificio en nuestra mente: los centros de inteligencia, que podéis situar practicamente por casi todo ese complejo mental que os estáis formando. También conocidos como nódulos linfáticos, o ganglios linfáticos, son los lugares donde los soldados T y B estarán esperando a que alguien les lleve el reporte de como va avanzando la lucha. Pero, espera, ¿quién lleva este reporte de batalla? Por que claro, solo no se va a llevar. Pues una pista: los soldados “que unen dos mundos” os pueden ayudar. ¡Os invito a leer después esa entrada!

Los centros de inteligencia puede palparse en algunos lugares de nuestro organismo (por ejemplo en el cuello, o en la ingle), mientras que otros están más profundos y no podemos sentirlos: ¡pero ahí están! En casos en los que los invasores deciden atacarnos, los centros de inteligencia pueden agrandar su tamaño, debido al bullicio de entrada y salida de reportes de batalla, soldados especializados…etc. En otras ocasiones, los centros de inteligencia son también usados por las células rebeldes, que originan los tumores, por lo que lo ideal es que si estos centros se encuentran agrandados durante mucho tiempo…¡mejor visitar a un médico para que nos de una valoración!

Las trincheras

Ya hemos visto más arriba que el sistema innato de defensa está compuesto por barreras físicas que impiden la entrada de organismos invasores. En nuestro rectángulo mental podríamos situarlas prácticamente en los bordes, impidiendo el acceso a alguno de los edificios que ya teníamos. Ejemplos de estas barreras son la piel o el recubrimiento de nuestros intestinos.

Ahora bien. Si las barreras físicas fallan en un primer momento, los invasores no lo van a tener tan fácil para moverse libremente por el organismo: ¡para nada! Por lo general, justo debajo de estas barreras físicas encontramos a un grupo muy variados de guerreros que están alerta de lo que pase a su alrededor. Es lo que yo suelo llamar las trincheras, que no solo sirven para repeler de forma inicial a los atacantes, sino que sirven también como lugar de captación de “reportes de batalla” que serán posteriormente llevados a los centros de inteligencia.

Skin_.jpg
La piel es un ejemplo claro de colaborador-barrera de nuestro ejército. Y, por supuesto, contiene trincheras. Fuente

Los generales de memoria (la memoria inmunológica)

He mencionado en los bandos que algunos soldados pueden dar lugar a generales de memoria: ¿quiénes son estos guerreros misteriosos?

Vayámos a algún centro de inteligencia en nuestro complejo mental. Y pongámonos que un guerrero célula dendrítica ha entregado el reporte de batalla a un soldado T. Como su entrenamiento le dicta, estos guerreros empezarán a especializarse en el invasor cuyo reporte ha sido entregado. Así, empezarán a dividirse muy rápidamente para llegar al campo de batalla y: ¡zasca! Darle una patada bien grande al enemigo. Ahora bien, cuando la amenaza acaba, la mayoría de estos soldados T mueren. Pero repito, la mayoría. ¿Qué pasa con el resto? Pues que gracias a su excelente trabajo, ¡son ascendidos a generales de memoria! ¿Y que quiere decir esto? Pues que se quedarán en nuestro organismo patruyando que ese enemigo en particular no vuelva a entrar. Podéis suponer que tener generales de memoria frente a un gran número de invasores es genial: cuando éstos decidan entrar de nuevo, los generales los detectarán rápidamente y ¡zasca de nuevo! Ninguna oportunidad. Los generales de memoria constituyen la memoria inmunológica que, dicho sea de paso, es uno de los principios de la vacunación.

 

Existen otros edificios, como el “filtro de guerreros” (bazo) o los llamados “centros VIP” (lugares inmunoprivilegiados), pero esto nos daría casi para otra entrada, ¡así que si os habéis quedado con ganas de más no dudéis en hacérmelo llegar a través de los comentarios! Recordar que el ejército interior con el que contáis os protege día a día frente a un sinfín de amenazas, así que lo mejor que podéis hacer es “mimarlo” lo más posible, llevando una dieta sana y equilibrada, realizando ejercicio moderado, disminuyendo vuestros niveles de estrés y controlando también los niveles de sueño, todas estas cosas bien sabidas por contribuir a alterar la capacidad de respuesta frente a los invasores.

Espero que todos hayáis podido crearos vuestro complejo personal de edificios, células y trincheras y podáis acudir a él siempre que escuchéis la palabra “inmunología”. ¡Ésta puede llegar a ser realmente emocionante!

immunology.jpg
“¡No pasarán!” Fuente

11 comentarios en “Presentando a nuestro ejército: ¿qué es el sistema inmunitario?

  1. Hola Jesus, santo las gracias desde México por tu blog tan interesante. Quisiera preguntarte por las Inmunoglobulinas, en especial IgE. ¿En qué sitio se forman, quien las forma y cuánto tiempo viven en nosotros?, ¿Su presencia en cantidad elevada se debe necesariamente a alergias o hay otro significado? ¿Qué las regula en casos de alergias múltiples? Respecto a las IgG, estas también se relacionan o no con una respuesta alérgica o realmente su presencia tiene otro significado clínico? Gracias!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Mirna,

      Gracias por tus palabras sobre el blog. En dos semanas se celebra el Día Internacional de la Inmunología, cuyo tema en este año son las alergias. Por este motivo realizaré una nueva entrada sobre este proceso, incluyendo a las IgE. Como me preguntas por las IgG, las incluiré también en la entrada, ¡así que te contesto en unas semanas!

      ¡Saludos desde Alemania y gracias por seguirme!

      Me gusta

    2. Hola de nuevo Mirna,

      Ya que no pude incluir todas tus preguntas en la nueva entrada, te respondo de nuevo.

      “¿Su presencia en cantidad elevada se debe necesariamente a alergias o hay otro significado?”
      Las IgE son las respuesta natural de nuestro sistema inmunitario frente a las invasiones por gusanos parásitos, los tradicionalmente llamados helmintos. Por lo tanto, un incremento en los niveles de IgE en sangre podría no deberse a alergia, sino a estas infecciones, si el resto de síntomas así lo sugiere.

      “¿Qué las regula en casos de alergias múltiples?”
      De eso he hablado un poco en la entrada, concretamente en la parte de “alercombo” (https://seiblogblog.wordpress.com/2017/04/23/por-que-algunas-personas-odian-la-primavera-alergias-a-la-vista/). En realidad, la producción de IgE es siempre la misma, lo único que algunos alérgenos se parecen mucho entre sí, por lo que aunque se ingieran cosas que, a primera vista parecen distintas, para nuestro sistema inmunitario no lo es tanto.

      “Respecto a las IgG, estas también se relacionan o no con una respuesta alérgica o realmente su presencia tiene otro significado clínico?”
      La respuesta corta sería: las alergias de tipo IgE son las rápidas, que se desarrollan a los pocos minutos de ponerse en contacto con el alérgeno por segunda vez. Corresponden a la hipersensibilidad de tipo I. Las alergias de tipo IgG son las lentas, que tardan hasta varios días tras haber ingerido el antígeno en cuestión y se corresponden con la hipersensibilidad de tipo III. En realidad, los anticuerpos IgG son los que las células plasmáticas producen para la respuesta de memoria a largo plazo, ya que son los que mas duran en nuestro organismo. Sin embargo, esto es realmente perjudicial para los alérgicos con respuesta de tipo IgG, ya que quedarán pululando por ahí hasta encontrarse con el antígeno de nuevo, produciendo la alergia posteriormente y produciendo síntomas.

      Espero que te valgan.

      ¡Saludos!

      Me gusta

    1. Hola Luisa,

      Como comentaba más arriba, la semana que viene habrá una entrada dedicada a las alergias. Haré referencia a la alergia el pescado para que puedas comentárselo a tú hija cuando te pregunte.

      ¡Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s