Guerreros T: timo-academia, bando de refuerzo y bando de ataque rápido (Linfocitos T)

Desde que hablamos de la presentación de antígenos, nos habíamos quedado con las ganas de hablar sobre uno de los guerreros con más caras de nuestro sistema inmunitario: los linfocitos -o células- T.

¿Qué son?

Los linfocitos T reciben su nombre por el órgano en el que maduran, el Timo. Sus primeros pasos, sin embargo, lo dan en la médula ósea, donde reciben un detector único (el TCR) y dos panfletos para que se informen sobre los dos bandos a los que podrán formar parte en el futuro: el bando de refuerzo (CD4) y el bando de ataque rápido (CD8). Lógicamente, a sus inicios, todas las células T están un poco perdidas con todo este lío: todas tienen su TCR pero ninguna tiene muy claro que papel querrán tener en nuestro ejército personal…por lo que tienen que irse a entrenar al timo.

0924thymus
La timo-academia se sitúa muy cerca del corazón. Fuente

Entrando en la Timo-academia: las pruebas

La timo-academia es un lugar muy estricto en el que la mayoría de los linfocitos T serán invitados a “matarse” a través de un proceso llamado apoptosis, puesto que solo los guerreros más entrenados podrán pasar las dos pruebas principales que los oficiales del timo le ponen a lo reclutas: la selección positiva y la selección negativa.

Selección positiva: ¡adiós a los detectores defectuosos!

Los detectores que se entregan a los linfocitos T en la médula ósea pueden no ser demasiado buenos y sufrir errores de fábrica. Por lo tanto, es lógico pensar que la primera prueba será la de localizar a todos los portadores de estos detectores erróneos y comunicarles la noticia de que deben morir.

Como dijimos en nuestra entrada sobre vacunas, los linfocitos T solo trabajan si encuentran moléculas que están sostenidas en las manos presentadoras. La primera prueba consiste, por tanto, en situar diversos compuestos en manos presentadoras para ver qué detector se activa.

A medida que los reclutas van pasando por el túnel de detección, los detectores se van activando con más o menos fuerza, y todos son invitados a pasar a la siguiente fase. Por el contrario, cuando se detecta una señal negativa…el túnel comienza a pitar de forma descontrolada hasta que el recluta en cuestión es eliminado.

Selección negativa: lo peor está por llegar

Tras esta primera prueba, los linfocitos T se alegran por no haber recibido un detector defectuoso, pero ninguno de ellos sabe que estos detectores pueden reconocer “cosas malas” y “cosas buenas”. ¿Cómo qué? Por ejemplo, “cosas malas” serían amenazas reales: bacterias, virus, células tumorales, gusanos parásitos…; por otro lado “cosas buenas” serían células productoras de insulina, mielina que recubre las neuronas…

En este punto, los oficiales son realmente estrictos. Para ello, se crea un nuevo túnel de detección. En este caso, sin embargo, las moléculas que se ponen en las manos presentadoras son del propio organismo, por ejemplo, trozos de insulina. Los reclutas son invitados a entrar y se establece un límite de detección, entre 0 y 1. El 0 representa los detectores más débiles frente al trozo de insulina, mientras que el 1 indicaría que este detector es muy, muy potente. Si pudiéramos ver el centro de mando de un oficial en este prueba, tendríamos algo parecido a lo siguiente:

  • Recluta 1: límite de detección 0.21, APTO.
  • Recluta 2: límite de detección. 0, MUY APTO.
  • Recluta 3: límite de detección: 0.5 NO APTO ¡¡¡ALARMA ACTIVADA!!
Cancer cell apoptosis, SEM
Si no se superan las pruebas, los reclutas son amablemente invitados a “matarse” a través del proceso de apoptosis, que vemos en esta foto. Fuente 

El recluta 3 es invitado muy amablemente a matarse y las pruebas siguen su curso. Pero, ¿por qué ocurre esto? Todos los linfocitos que porten un detector muy potente tienen la capacidad de reconocer moléculas de nuestro organismo como amenazas. Y esto es algo que podemos observar con mucha facilidad en las enfermedades autoinmunitarias, como el caso de la diabetes tipo 1, donde los linfocitos T creen que las células beta productoras de insulina son enemigos. Es, por tanto, muy importante, que estos reclutas sean eliminados lo antes posible.

El acto de graduación: hora de decidirse

Como habíamos dicho, el detector no es lo único que los linfocitos T reciben en la médula ósea, sino que también recibían un par de folletos en los que podían ver información sobre los dos bandos más importantes: el de refuerzo (CD4) y el de ataque rápido (CD8). Tras superar ambas pruebas, los reclutas deben decidirse sobre el bando al que les gustaría unirse. A pesar de ser una decisión muy importante en la vida de un linfocito, los oficiales siempre están metiendo prisa, puesto que la timo-academia es un lugar realmente ajetreado y que nunca descansa.

Todos aquellos que opten por formar parte del bando de refuerzo, recibirán una distinción CD4 y cuatro nuevos folletos que deberán llevar consigo hasta el momento en el comience una batalla: el folleto Th1, Th2, Th17 y Treg. Por su parte, todos los que se decidan por el bando de ataque rápido, se convertirán automáticamente en guerreros CD8+ y su entrenamiento habrá terminado.

La larga formación de un linfocito CD4+

Si bien tanto los linfocitos CD4+ como los CD8+ abandonan la timo-academia para entrar en el torrente sanguíneo, todos los que se decidieron por ser CD4+ tienen que seguir estudiando durante su transcurso sanguíneo para especializarse posteriormente en uno de los cuatro grupos de los que le hablaron. Esto es también un importante proceso, puesto que una vez que se decidan, no podrán volver atrás: tendrán la capacidad de fabricar unas armas específicas y adquirirán una función determinada.

Ser Th1, Th2, Th17 o Treg: esa es la cuestión

En cierto modo, la decisión de ser de uno u otro grupo no es tan voluntaria como podríamos pensar. Aquí entran en juego unas pequeñas moléculas llamadas citocinas, que realmente serían como los “susurradores” o “chivatos” del medio. En función del tipo de invasión que se produzca, el tipo de susurradores del medio será distinto. Esto condiciona muchísimo a las células CD4+, que intentan voluntariamente tomar una decisión pero, por desgracia, no pueden.

Así, a grandes rasgos, el ser de uno u otro grupo depende de las siguientes condiciones:

  • Ataque por bacterias: especialización en Th1
  • Ataque por gusanos: especialización en Th2. Las alergias, en este caso, también son un medio por el que los linfocitos CD4+ se especializan a Th2.
  • Ataque de las barreras mucosas: especialización en Th17. En este caso, muchas patologías autoinmunes también favorece la aparición de especializaciones Th17.
  • Exceso de ataque: Tregs.

Como vemos, los guerreros T son uno de los guerreros con más caras de nuestro ejército interior. Juegan un papel muy importante en nuestra defensa diaria y, como no podía ser de otra forma, también están involucrados en multitud de enfermedades, especialmente en el caso de las patologías autoinmunitarias.

Sin duda alguna, ser un linfocito T no es una tarea nada fácil. Sin embargo, conocer todos los aspectos de su nacimiento, entrenamiento y posterior especialización es un proceso muy importante para poder entender como funcionan muchas de las enfermedades que nos afectan. Por ejemplo, muchos tumores logran sobrevivir y evitar al sistema inmunitario porque generan susurradores a su alrededor que invitan a todos los linfocitos T CD4+ a convertirse en células Tregs, que se encargarán de mandar señales al resto de células para que paren de atacar a ese “inofensivo” tumor. Entender este proceso tiene una relevancia enorme, puesto que nos ha permitido desarrollar medicamentos que actúen frente a estos susurradores producidos por los tumores, evitando que puedan engañar vilmente a nuestro ejército.

12 comentarios en “Guerreros T: timo-academia, bando de refuerzo y bando de ataque rápido (Linfocitos T)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s